Test de conservadoras automáticas - 06/2019

Durante el verano el jardín nos ofrece muchos alimentos. La verdura propia se puede convertir en recetas deliciosas: mermeladas, jaleas, confituras y pastas de frutas. Todo lo que es fresco queda genial en nuestro menú. Incluso en invierno no hay por qué parar, pues muchas frutas y verduras pueden ser conservadas durante mucho tiempo. Las modernas conservadoras automáticas son el apoyo ideal para ello.

Hemos probado 4 conservadoras automáticas y hemos prestado especial atención a la manipulación y al resultado del proceso de conservación. Nuestro ganador del test es la conservadora semiautomática Bielmeier 480122: el aparato funciona rápido, tiene algunas características prácticas y proporciona una experiencia culinaria deliciosa. ¡Nuestro favorito con un resultado de 9,5/10!

última modificación: 13.09.2019, 12:40
Ganador
Nuestro ganador del test: Bielmeier BHG 480.1 Einkoch Halbautomat Clatronic EKA 3338 Olla eléctrica Weck WAT 35 - Licuadora multifunción

Bielmeier

BHG 480.1 Einkoch Halbautomat

Clatronic

EKA 3338 Olla eléctrica

Weck

WAT 35 - Licuadora multifunción
  • Sujeción para recogida de cable en la parte inferior
  • Rejilla
  • Espita (desmontable)
  • Regulador de temperatura
  • Espita
  • Termostato
  • Sujeción para recogida de cable en la parte inferior
  • Temporizador
  • Regulador de temperatura
  • Sujeción para recogida de cable en la parte inferior
  • Sin temporizador
  • Mucho plástico
  • Sin temporizador

  • Hervidor de plástico
  • Sin espita
  • Sin mango

Adecuado especialmente para el uso prolongado. El único defecto es la falta de temporizador.

Deja una impresión muy buena y es muy recomendable. Único fallo: la falta de temporizador.

El producto que hemos probado tenía un control del termostato muy inexacto, confitar no fue posible.

Velocidad
Manejo
Estabilidad
Accesorios
Funciones
Contenido del envío Tapa, hervidor, espita, rejilla, cable de alimentación, manual de instrucciones Tapa, hervidor, espita, rejilla, cable de alimentación, manual de instrucciones Tapa, hervidor, rejilla, cable de alimentación, manual de instrucciones
Garantía Plus 2 años desde la fecha de compra 24 meses desde la compra 2 años
Impresión de la calidad Muy buena Buena Buena
Anchura 45 cm 46 cm 39 cm
Largo 50 cm 56 cm 48 cm
Profundidad 35 cm 39 cm 39 cm
Peso 6 kg 5 kg 3 kg
Potencia 1800 vatios 1800 vatios 2000 vatios
Rejilla
Esmaltado No
Grifo de vaciado Ninguno
Protección contra activación en seco
Protección contra sobrecalentamiento
Mango aislante térmico Sin grifo
Modo exprimidor Ninguno
Temporizador Ninguno Ninguno
Capacidad en litros 27 25 29
Niveles de temperatura 30-100º 30-100º 30-100º
Material Esmalte/plástico Esmalte/plástico Plástico
Sello de prueba: Bielmeier BHG 480.1 Einkoch Halbautomat, Evaluación 1.4
Leer el informe del test ahora
Sello de prueba: Clatronic EKA 3338 Olla eléctrica, Evaluación 1.65
Leer el informe del test ahora
Sello de prueba: Weck WAT 35 - Licuadora multifunción, Evaluación 4.5
Leer el informe del test ahora
mostrar todas las ofertas mostrar todas las ofertas mostrar todas las ofertas

*Todos los precios incluyen el IVA más los gastos de envío, si procede. Las informaciones sobre la disponibilidad del producto se encuentran en la tienda online correspondiente. Es posible que haya variaciones de los precios desde la última actualización.

Los productos que hemos probado

Bielmeier

BHG 480.1 Einkoch Halbautomat

Sello de prueba: Bielmeier BHG 480.1 Einkoch Halbautomat, Evaluación muy bueno

La conservadora semi-automática Bielmeier - 480122 convence gracias a su termostato, con la sujeción integrada en la parte inferior para el cable, así como gracias a su rejilla. También destaca positivamente la espita desmontable. El aspecto negativo es la ausencia de temporizador.

Leer el informe del test ahora
Clatronic EKA 3338 Olla eléctrica - thumbnail Sello de prueba: Clatronic EKA 3338 Olla eléctrica, Evaluación bueno

Clatronic

EKA 3338 Olla eléctrica

La conservadora automática Clatronic - EKA 3338 es muy fácil de usar e incluye una espita y un termostato. La parte negativa es que falta un temporizador y que el aparato viene con mucho plástico. No obstante, el equipo cumple muy bien con su función.

Leer el informe del test ahora
Weck WAT 35 - Licuadora multifunción - thumbnail Sello de prueba: Weck WAT 35 - Licuadora multifunción, Evaluación deficiente

Weck

WAT 35 - Licuadora multifunción

La Conservadora automática Weck - WAT 35 trae consigo un temporizador y un regulador de temperatura, pero le falta una espita y los mangos. El hervidor, además, es de plástico, lo que supone otro punto negativo. Su función tampoco la cumplió con éxito: debido a la imprecisa regulación del temporizador, la conservación no fue posible.

Leer el informe del test ahora
  • Si la conservación ha funcionado lo averiguarás con el test de la tapa -levantando el tarro tirando desde arriba-. Si la tapa no está bien sellada, ¡el proceso no ha funcionado correctamente!
  • Si el proceso ha sido correcto, la tapa estará bien asentada. Si está suelta, la sopa se habrá echado a perder. En el caso de tapaderas de rosca, reconocerás que los alimentos se han echado a perder si esta se encuentra arqueada.
  • Los alimentos confitados o hervidos deben guardarse en un lugar fresco, oscuro y seco. Deberías controlar de vez en cuando si los recipientes de cristal siguen bien cerrados.
  • Asegúrate de utilizar solo fruta y verdura madura, pues solo así podrá conservarse todo su sabor. Limpiar brevemente los alimentos antes de cortarlos en trozos pequeños, para salvaguardar el aroma. Las verduras duras como el colirrábano o las zanahorias se pueden escaldar en agua salada antes de embotellarlas, para darles una consistencia suave y agradable más tarde.
 

Antes de comenzar el test hemos definido los requisitos prácticos deseados y los siguientes criterios:

  • Funciones disponibles
  • Accesorios
  • Velocidad
  • Manejo
  • Estabilidad

Para valorar estos criterios hemos concretado diferentes pruebas por las que tendrán que pasar las conservadoras automáticas. Todos los aparatos tendrán que preparar una sopa de patatas casera. Lo primero que comprobamos es si todos los accesorios correspondientes han sido realmente incluidos en el envío.

Luego valoramos la capacidad, el montaje y el material del producto. En cuanto comienza el proceso de cocción pasamos a controlar el tiempo y el consumo de energía. También el manejo, la comodidad para el usuario y la seguridad son valorados.

Cuando el proceso concluye, se inspeccionan los resultados. Por último, se califica la facilidad de limpieza.

Para evitar errores y tener en cuenta el desgaste del día a día, cada test se repite varias veces con cada aparato.

Los criterios del test reciben, según importancia, un porcentaje de relevancia en el resultado final. La nota final se calcula de manera objetiva a través de un algoritmo y utilizando los criterios establecidos.

El congelador del frigorífico es pequeño y tampoco hay espacio ilimitado en un arcón congelador. Además, estos aparatos consumen una cantidad relativamente grande de energía en el proceso de congelación de los alimentos. Por lo tanto, cada vez más hogares están equipados con una olla automática de conservación de alimentos que puede utilizarse para conservar los alimentos de forma rápida, económica y fácil durante mucho tiempo. En esta guía, aprenderás todo lo que necesitas saber sobre estos aparatos y lo que debes tener en cuenta al comprar uno de ellos.

Puedes comprar conservadoras eléctricas en comercios especializados en electrodomésticos, en las grandes superficies de venta de equipos electrónicos o en numerosos comercios en línea a través de internet. La ventaja de comprar en línea es que puedes comparar los precios de los distintos minoristas con solo unos pocos clics, seleccionar la oferta más barata inmediatamente y pedir el aparato que prefieras sin demora. Además, en internet siempre tienes una oferta mayor y más económica que directamente en las tiendas. Y si no te gusta el producto, puedes devolverlo a la tienda en un plazo de 14 días sin tener que dar una razón y se te devolverá el importe al momento.

Si estás buscando una manera de preservar los alimentos durante mucho tiempo sin grandes esfuerzos y a un precio razonable, entonces una conservadora eléctrica automática es sin duda una buena opción para ti. El método de conservación de los alimentos mediante su conservación en frascos ha sido utilizado y probado a lo largo de muchas generaciones. A diferencia de los alimentos congelados, no hay costes adicionales para almacenar los alimentos cocinados. Así puedes aprovechar de manera sencilla y económica para conservar buenas ofertas del mercado o disfrutar de la cosecha de tu propio jardín una y otra vez durante mucho tiempo.

Para la conservación de alimentos con una conservadora automática necesitas tarros, gomas de sellado y pinzas. Los tarros los encontrarás en tamaños y formas muy diversas, tanto en tiendas físicas como en internet. Pon atención a la hora de comprar para que las gomas de sellado tengan el tamaño adecuado. También las pinzas deben tener la medida adecuada.

Consejo: las gomas de sellado, con el tiempo, se vuelven duras y quebradizas. Una goma endurecida no se adapta bien a la circunferencia del tarro, ni a la tapa, y no cierra bien el mismo. Comprueba cada goma antes de ponerla y estírala un poco. Si está dura o al quitarla se observan pequeñas rajas, deberías comprar una goma de sellado nueva.

A la hora de comprar una conservadora automática deberías tener en cuenta un par de puntos, para encontrar la conservadora que encaje mejor con tus necesidades.

Para empezar debes plantearte para qué fin deseas tener un aparato de estos. Según esto requerirás un producto con unas características y unas funciones determinadas. Para la conservación de alimentos, en principio, es suficiente la conservadora más simple, apta para ser calentada sobre el hornillo de la cocina o el horno. Más práctico y flexible es, sin embargo, una conservadora con sistema de calefacción propio.

Si quieres hacer zumo con frutas y verduras, el aparato debería contar con esta función y con una espita. Como alternativa, también puedes encontrar fácilmente en tiendas aparatos para hacer zumos con vapor y que se pueden colocar sobre el hornillo de la cocina. Estos aparatos, no obstante, solo suelen tener esta función y no la de conservar.

Deberías asegurarte de que el envío de la conservadora incluye un termómetro. Con este puedes medir la temperatura de la olla y, en caso de que sea necesario, corregirla. Resulta muy práctico cuando las conservadoras llevan integradas un termómetro y un regulador de temperatura, por ejemplo para mantener caliente sopas y bebidas.

Si no quieres que el proceso se alargue innecesariamente, asegúrate de que el aparato tenga un temporizador. Con ayuda de este el aparato se apaga automáticamente cuando los alimentos ya se han cocinado el tiempo necesario, sin que tengas que estar atento al tiempo.

También es conveniente que tengas en cuenta la calidad de fabricación del producto. Tanto las ollas esmaltadas como las de acero inoxidable deberían poseer un buen acabado. Las conservadoras de calidad y pertenecientes a marcas conocidas son, la mayoría de las veces, más caras, pero también, por otra parte, muy robustas y pueden durar toda una vida.

Una y otra vez se puede leer por ahí sobre alimentos que se han conservado durante 50, 60 o más años en la estantería de algún sótano y en un tarro adecuado para ello. Esas conservas se pueden consumir pasado mucho tiempo, sin embargo, el aspecto y el sabor no siempre son tan convincentes. Cuánto tiempo se pueden conservar los alimentos en un buen estado para su consumo, depende de diversos factores.

En primer lugar, el tiempo de duración del proceso de conservación debe ser suficientemente largo para matar todos los gérmenes. De igual modo, los vasos, las tapas y las juntas tienen que ser estériles. La tapa, además debe estar bien cerrada y la goma en condiciones. Cuanto más azúcar contenga la conserva, más tiempo se mantendrá en buen estado. Por ejemplo mermeladas y confituras con el 50% de azúcar. Otros alimentos, tales como frutas y verduras no se mantienen demasiado tiempo si no se prepararon convenientemente antes del proceso. Las cerezas, por ejemplo, pierden su color y su sabor pasados dos o tres años. Aún puedes comerlas pasado ese tiempo, pero el placer se habrá perdido.

La mayoría de los alimentos puedes consumirlos pasados 2, 5 o muchos más años, si han sido conservados en un recipiente de cristal adecuado. Los alimentos que han pasado por la conservadora automática deberán conservarse en un lugar oscuro y seco, para que aguanten más tiempo. Hongos, un olor malo o extraño o un sabor agrio son indicativos de que la conserva se ha echado a perder.

Según su composición puedes usar tu conservadora automática para varios fines. Entre ellos se encuentran:

  • Conservación de alimentos
  • Zumo de frutas y verduras frescas
  • Calentado y mantenimiento del calor en bebidas, sopas y salsas

La conservación de alimentos es la función originaria de estos aparatos. Con las conservadoras automáticas puedes mantener intactos comidas preparadas, carne, sopas, salsas, frutas y verduras y conservarlas durante un periodo largo de tiempo. Con este producto puedes aprovechar sin miedo las ofertas del mercado o conservar lo recogido de tu propio jardín, y disfrutar de todo esto hasta la próxima temporada.

Ciertos aparatos los puedes equipar para poder hacer zumos de frutas y verduras con vapor. Para esto la conservadora debe contar con una espita, mediante el cual puedas llenar frascos y tarros de cristal de manera sencilla y cómoda. Con algunos aparatos puedes, por ejemplo, preparar vino caliente -típico en el norte de Europa- y mantenerlo a buena temperatura. También puedes calentar y mantener calientes sopas y tés durante largo tiempo. Para ello la conservadora debería contar con un regulador de temperatura preciso y con un calentador eléctrico. Las conservadoras automáticas que cuenten con un sistema de calefacción propio son útiles porque pueden utilizarse en cualquier lugar que cuente con un enchufe.

La conservación de los alimentos con una máquina conservadora automática se basa en el principio de la esterilización por calor. Este principio también se utiliza en la producción industrial de conservas en tarros y latas. Estos aparatos son básicamente grandes ollas en las que se cocinan los alimentos hasta que todos los gérmenes hayan sido eliminados. Para ello, los alimentos - platos preparados, carne, mermelada, frutas o verduras frescas - se llenan en tarros de gruesas paredes de cristal. Los frascos se cierran con una tapa de vidrio. Un anillo de goma entre la tapa y el cristal asegura que los frascos permanezcan herméticamente sellados después de la cocción.

Para el hervido, se vierte un poco de agua en la conservadora eléctrica, se colocan los tarros en la olla sobre una rejilla o un estante y se cierra la conservadora eléctrica con una tapa. Dependiendo del modelo, la olla se calienta en el hornillo o con un calentador eléctrico de pared simple y el contenido se cuece en los tarros. La alta temperatura mata los gérmenes. Al mismo tiempo, el calor expande el contenido y el resto del aire en los frascos y parte del aire es expulsado de los frascos. Cuando los vasos estén cocidos, puedes utilizar la rejilla para sacarlos de la máquina conservadora automática y dejarlos enfriar. El proceso de enfriamiento provoca que el contenido del vidrio se contraiga de nuevo. El anillo de goma entre la tapa y el cristal impide que el aire vuelva a entrar en el cristal. Esto crea una presión negativa en el vidrio, que mantiene la tapa firmemente sobre el vidrio. Con una goma de sellado perfecta, los vidrios permanecen absolutamente herméticos durante muchos años. Las tapas de vidrio se fijan con un clip metálico sobre el frasco de cristal durante la ebullición para que no se puedan levantar del todo. La pinza es básicamente un resorte. La tapa se puede despegar un poco y liberar parte del aire durante la ebullición. Cuando se enfría, el resorte sujeta firmemente la tapa al vidrio para que el aire no pueda volver a entrar en el vidrio y evitar la presión negativa.

El proceso de conservación de los alimentos mediante ebullición fue patentado por el químico Dr. Rudolf Rempel en 1892. Johann Carl Weck compró esta patente unos años más tarde y es el inventor de los frascos de vidrio con juntas de goma y ranuras en el borde. Aún hoy llevan su nombre: frascos para conservas.

Una conservadora automática para la elaboración de conservas es una olla grande de acero inoxidable o chapa de acero esmaltada, con un volumen de aproximadamente 25 a 30 litros. La conservadora automática, también conocida como olla para hervir, aparato para conservar o simplemente para olla de conservación, se utiliza principalmente para conservar alimentos que se llenan en frascos de vidrio especiales. Como cualquier otra olla, estos aparatos tienen una tapa y dos asas laterales. La característica especial de una cocina automática es un inserto en el que se colocan los tarros para ser cocinados. El marco permite cocinar varios vasos al mismo tiempo y evita que los vasos inferiores entren en contacto directo con el fondo de la olla. El calentamiento indirecto de los tarros a través del agua de la olla impide que los tarros de la parte inferior se calienten demasiado rápido y se rompan. En lugar de un soporte grande, también se pueden utilizar en ciertas ollas de conservas eléctricas estantes metálicos o de plástico resistentes al calor, que sirvan para apilar los vasos durante la cocción y protegerlos de un calentamiento desigual.

¿Cómo hacemos las pruebas en askgeorge.com?

Hemos llevado todos los dispositivos listados a nuestras salas de pruebas en Hamburgo.

Previamente se hace una extensa investigación sobre el programa. ¿Qué pruebas se realizarán? ¿Qué proveedores están en el mercado? ¿Cuáles son los productos actuales? ¿Cuáles deben ser los criterios de comparación?

A continuación se define y documenta el procedimiento de prueba. Cada dispositivo individual se somete a la prueba prescrita. Todo se desarrolla con fotos y vídeos. Cada propiedad y cada resultado está documentado.

Luego, la evaluación sigue en varias categorías y la puntuación final se calcula objetivamente.

Basado en los resultados de las pruebas y nuestra comparación de precios, encontrarás al ganador.

Puntúa el test